Zukotips

Vacaciones en familia

Vacaciones en familia

La época decembrina es de las más importantes del año, ya que es donde más se aprovecha para pasar el tiempo en compañía de la familia, y si están planeando salir de vacaciones traemos unos tips para que su viaje sea más placentero!

1. Consigue información sobre el destino a visitar

Compra libros generales de viajes, profusamente ilustrados, mapas o catálogos, para que vayan conociendo el lugar al que van. En internet también puedes encontrar información. Organízate y leela con ellos.

2. Cuiden sus tiempos

Un error frecuente es tratar de ver en cada destino “todo lo que hay que conocer”. Tarde o temprano los niños se cansan. Evita esto equilibrando la diversión con el aprendizaje.

3. ¿Lugares con valor cultural?

Nadie discute que hay destinos turísticos con más relevancia histórica que otros; no obstante, todos tienen historias dignas de ser escuchadas. Si no sabes mucho del pueblo que visitas, lleva a tus hijos a conocer el mercado, la iglesia y el palacio municipal: con ello tendrán un panorama de lo que hay en la comunidad.

4. Platiquen con personas de la comunidad

Lo mejor de los lugares es su gente. Si van a comprar un helado, alguna artesanía o simplemente están paseando por un Pueblo Mágico, platiquen con la gente del lugar, pues conocen mil detalles y aspectos curiosos que jamás verán consignados ni en las guías turísticas más completas.

5. ¿Qué lugares visitar?

En general, los niños gustan más de los museos interactivos o que tienen que ver con la naturaleza, y pocos se entusiasman en las pinacotecas o en los museos de arte moderno. No te empeñes en considerar como sitios de aprendizaje sólo a los museos formales. Si tu niño es muy inquieto o pequeño, la experiencia en un museo será más traumática que pedagógica. En realidad, todo lugar es un museo para los niños: un muelle, un bosque, un faro, el zócalo de la localidad. Basta con dar un enfoque adecuado a la información.

6. Armen un diario de viaje

Motiva a tus hijos a que lleven un diario de viaje. Mejor aún: también hazlo tú mismo. Compra un cuaderno pequeño y sugiere que lo titulen “Diario de mis vacaciones”. El diario se actualiza en familia cada noche, comentando las curiosidades del viaje, anécdotas, los retos, las metas alcanzadas, fotos, lo que no se entendió y que habrá de consultarse en casa. Este diario, además de registrar datos y ocurrencias será tal vez el mejor recuerdo de unas vacaciones, y sin duda verás a tus hijos leerlo y reelerlo muchas veces al paso del tiempo.

7. No olviden que son “vacaciones”

Recuerda que están de vacaciones y que las rutinas estrictas están de más, no se agobien por cumplir un horario, recuerden las vacaciones son tiempo libre, así que lo que sobra es tiempo,  no pasa nada si un día comen más tarde, no se bañan o se acuestan a horas intempestivas. Sean espontáneos para tener unas vacaciones placenteras. Recuerda que lo más importante es estar en familia.