Zukotips

Consejos para sobrevivir a la etapa “No quiero comer” de nuestros pequeños

Consejos para sobrevivir a la etapa “No quiero comer” de nuestros pequeños

Si bien la alimentación de los niños es un proceso que constantemente está entre nuestras preocupaciones como padres, durante los primeros dos años está relacionada con condiciones como el cambio de leche a alimentos complementarios, introducción de otros, manejo de texturas, uso de la cuchara, entre otros. “Luego de esta etapa comienzan a aparecer en los padres frases como “antes se comía todo lo que le daba y ahora no quiere comer” o “no sé qué hacer para que coma”, lo cual puede resultar en la consulta a especialistas, como parte del temor a que el niño esté mal alimentado, baje de peso y talla”

Existen diferentes razones por las que esto sucede:

Inapetencia fisiológica: Después de cumplir un año el crecimiento disminuye de manera natural, se adquieren nuevas habilidades por lo que se enfocan más en el juego que por la comida, durante los primeros 12 meses los pequeños necesitan de 100 a 120 calorías por kilo, mientras que en la etapa preescolar de 80 a 100.

Inapetencia por malos hábitos: Aquí es donde debemos tener mucho cuidado, nuestros pequeños pueden estar consumiendo demasiados dulces por lo que no quieren alimentos saludables ya que “no tienen hambre”, por otro lado la omisión de comidas o falta de horarios y rutinas en los mismos principalmente los fines de semana ocasiona que la hora de la comida sea todo un reto.

Especialistas y pediatras consideran que lo más importante en esta etapa es asegurar que el niño reciba los nutrientes necesarios en una buena alimentación, al igual que la ingesta mínima de tres comidas grandes y dos meriendas entre estas.

Deben mantenerse los horarios, al igual que en un margen de tiempo determinado. El tiempo de alimentación de un niño en esta edad no debe superar los 20 o 30 minutos y no debe iniciar con ofertas como el jugo o estrategias distractoras.

Es ideal que la comida sea llamativa y variada en la alimentación de los niños, evitar azúcares artificiales, al igual que manejar porciones acordes con la edad del niño, pues en ocasiones se considera que no se está alimentando, cuando en realidad la porción es muy grande para su edad.

Tips para ayudar a tu pequeño:

1 Limita el tiempo de comer.
2 No lo cucharees.
3 Para la lonchera o merienda, mándale alimentos como frutas, queso, agua y jugos naturales.
4 Evita en la alimentación del niño productos con altos índices de azúcar como galletas, jugos de caja, entre otros.
5 Dale alimentos llamativos con variedad y diseño del plato.
6 Evita dar golosinas o usarlas como compensación por no consumir las comidas grandes.
7 No inicies con los líquidos o jugos el momento de la comida.
8 Inicia con pequeñas porciones y poco a poco involucra porciones más grandes acorde a la edad del niño.
9 Recuérdale las actividades que pierde o que podría hacer si comiera más rápido (salir a jugar).
10 Felicítalo cuando coma bien.

¿Cuál ha sido tu experiencia? Compártenos tus tips para sobrevivir a esta etapa.