Zukotips

Mi ejemplo a seguir

Mi ejemplo a seguir

Todos tenemos un ídolo o una persona a la que admiramos profundamente.

Queremos ser como esa persona, imitamos su forma de hablar, de actuar y de vestir.

Nuestra admiración es tal que hasta lo vemos como un superhéroe.

Esa persona todo lo sabe y todo lo puede. Algún día cuando seamos grandes, queremos ser como él.

íEs nuestro ejemplo a seguir!

Lo contemplamos todas las mañanas mientras se rasura y cuando él no nos ve, nos llenamos la cara de espuma para afeitar aunque no nos ha salido ni un solo vello.

Y mientras está trabajando, entramos a su cuarto y nos probamos, frente al espejo, su camisa de cuadros aunque nos quede de tontín.

Nos sentimos tan fuertes y guapos como él.

Los domingos, nos sentamos a su lado a ver el futbol y le vamos al mismo equipo ¡porque lo admiramos!

Nuestra comida favorita coincide y hasta queremos beber lo mismo que esa persona.

Pero como todo superhéroe, tiene su kriptonita.

¡Sí! Mi papá, mi superhéroe; tiene una debilidad.

Las tardes del sábado cuando nos sentamos a jugar, mientras disfrutamos de nuestro Zuko® favorito, soy yo el que le enseña cómo se juega.

Nunca me gana y hasta le enseño trucos para que aprenda.

En ese momento él me admira y por un instante mi superhéroe favorito es mi amigo, mi cómplice, mi compañero de juegos.

Nos reímos mucho y mantengo ese recuerdo en mi memoria hasta el día de hoy.

Cuando me sirvo un vaso de Zuko® me acuerdo de él. Su sabor me transporta a ese momento inolvidable; refrescándome la memoria.

¿Y saben una cosa?

No hay un superhéroe como mi papá, ¡El es el mejor del mundo!

¡Feliz día del padre!