Zukotips

Bote mágico para el manejo de emociones

Bote mágico para el manejo de emociones

Los botes mágicos son una de las técnicas más conocidas del método Montessori. El hecho de que sean muy fáciles de hacer y que ofrezcan resultados positivos rápidamente, han contribuido a que padres de todo el mundo recurran a ellos para enseñar a sus hijos a manejar sus emociones.

Básicamente, el frasco de la calma es un bote o botella relleno de brillantina, accesorios llamativos y agua que está diseñado para ayudar a los pequeños a reducir los estados de ansiedad y enojo.

Cuando el niño está estresado, su ritmo cardíaco y su respiración se aceleran y su mente se bloquea. Sin embargo, al concentrarse en el movimiento de la brillantina y sus formas, se genera una orden inconsciente que comunica al cerebro que disminuya la agitación.

Si no sabes cómo hacer un bote mágico y los materiales que necesitas, te lo explicamos:

1 bote de plástico o cristal transparente con tapa
1 o 2 cucharadas de pegamento con brillantina
3 o 4 cucharaditas de brillantina de colores
1 gota de colorante alimentario
Agua caliente
Champú infantil de color
Pegamento

Mezcla los ingredientes dentro del bote dejando un dedo de aire para que el contenido pueda moverse cuando sea agitado. Ten en cuenta que mientras más pegamento añadas más tiempo tardará la brillantina en descender, de manera que tendrá un efecto más relajante. Pega la tapa del frasco con una pistola de silicon para que no se derrame.
¡Listo! tu hijo ya tiene su propio bote mágico!